LA NAVE ESPACIAL

Siéntense el uno junto al otro, con las piernas en contacto. Lleven el pie del lado exterior a la ingle, deslizando la pierna hacia atrás para formar un ángulo bien abierto entre los muslos. Giren el torso hasta darse la espalda y dóblense de costado sobre la pierna extendida. Lleven el brazo de abajo más allá de los pies hasta engarzar los dedos con los del compañero, haciendo tracción para extender la parte inferior del tronco. (Si no alcanzan los pies, ayúdense con una cuerda o un cinturón.) Después lleven el otro brazo por encima de la cabeza para sujetar el pie de su pareja y miren hacia arriba. Presiónense el uno contra el otro y hagan tracción con los brazos para acentuar el estiramiento y la torsión en la postura. Manténganla, respirando rítmicamente, y después cambien de lado.
BENEFICIOS: El entrelazado de los brazos y el hecho de presionar los hombros contra los del compañero permiten lograr una extensión y una torsión completas. Esta postura produce un estiramiento acompañado de rotación lateral en la columna, y además mejora la digestión y la eliminación.

Deja un comentario