LA PINZA DE PIE LIGADA

Coloqúense en pie, dándose la espalda, a una distancia de unos noventa centímetros. Dóblense hacia delante, exhalando, y extiendan los brazos hacia atrás para sujetar las muñecas del compañero. Es posible que deban modificar la distancia, según la flexibilidad. Estírense en esta posición y bajen lentamente la cabeza hacia los pies, extendiendo la columna. Mantengan rectos los codos y las rodillas. Como variación para los practicantes más flexibles, después de mantenerla postura inhalen, y vuelvan a exhalar con suavidad mientras se inclinan hacia fuera para intensificar el estiramiento. Esté muy atento a su compañero, sujétele bien las muñecas y cuide de que la tracción sea constante e igualada.
BENEFICIOS: Cogerse las manos hace que ambos practicantes puedan intensificar el estiramiento hacia delante. La Pinza de Pie Ligada compensa los efectos negativos de permanecer sentado y ayuda a prevenir calambres en las piernas. Estira los músculos de las piernas y alarga el tendón de Aquiles. Además, elimina las tensiones residuales que ejercen tracciones desiguales sobre el esqueleto, alivia la ciática y el dolor lumbar, y mejora la digestión.

Deja un comentario