EL PUENTE COLGANTE

Frente a frente, en pie y a una distancia de un metro veinte, con los pies juntos y las piernas rectas, flexiónense desde las caderas para tomarse de las manos. Exhalen e inclínense hacia atrás, estirándose y dejando que las caderas retrocedan mientras la columna se extiende hacia delante.
Beneficios: El Puente Colgante es excelente para aliviar la presión a lo largo de la columna, porque crea espacio entre las vértebras. Proporciona un estiramiento que hace desaparecer la rigidez y la tensión de los músculos de la espalda, el dorso de las piernas y los hombros. ¡Y proporciona una sensación muy grata!

Deja un comentario