EL HONGO I

Después de haber practicado el Hongo Cortado en Dos, aproxímense hasta que las nalgas de ambos se toquen, deslicen las manos hacia arriba por los brazos del compañero hasta llegar a los hombros, si es posible, y atráiganlo suavemente hacia delante.
BENEFICIOS: Al apoyarse y sostenerse el uno al otro, es posible relajar y estirar más los músculos.

Deja un comentario