EL HÉROE DIAMANTINO

Usando la misma pierna que su pareja (derecha con derecha o izquierda con izquierda), coloqúense con los pies orientados en direcciones opuestas y con los bordes externos en contacto. Separen los pies a una distancia de un metro veinte a uno cincuenta, con el pie de delante perpendicular al otro, y extiendan los brazos hacia el costado y hacia atrás para sujetar las manos del compañero. Mantengan las caderas mirando hacia el frente y desciendan lentamente hacia el ángulo recto, exhalando a medida que levantan las manos por encima de la cabeza y arquean la espalda y el cuello. Es probable que deban tantear y rectificar la distancia entre los pies para poder formar el ángulo recto. Presionen firmemente contra el pie de la pareja para crear una elevación mayor en la columna. El pecho se ha de mantener levantado, y el cóccix hacia abajo y adentro para que pueda sentirse el estiramiento y la circulación de la energía desde el pie retrasado hasta la cabeza. Repítanlo cambiando de lado.
BENEFICIOS: El Héroe Diamantino es una postura sumamente vigorizante porque crea una corriente de energía nerviosa en la columna. Esta postura ayuda a corregir el encorvamiento de la parte superior de la espalda y mejora la movilidad de la articulación del hombro.

Deja un comentario