EL ESTIRAMIENTO DE LA ESPALDA II

Uno de los practicantes adopta la postura de la Pinza. El otro se sienta sin hacer presión sobre el centro de la espalda del que está en el suelo, inclinándose hacia adelante para que éste pueda levantar los brazos hasta pasarle las manos alrededor del cuello. Entonces, el que está arriba estira a su compañero apoyándole más peso en la espalda mientras él a su vez extiende el torso.
BENEFICIOS: Esta postura proporciona un estiramiento más intenso que el Estiramiento de la Espalda I. Produce una intensa abertura del pecho, los hombros, los tríceps y los músculos intercostales, y además estira a fondo las piernas y la zona lumbar. Con frecuencia, el acortamiento de los músculos de la parte posterior del muslo limita la flexibilidad en las posturas de flexión hacia delante, y esta asana es excelente para alargarlos.

Deja un comentario