Como empezar a meditar

Como empezar a meditar

Visión N°4: Meditación
Falta de armonía: un factor de debilidad
Si no estamos armonizados, seguramente sufriremos efectos negativos con el correr del tiempo. Estos se-traducirán en patologías que afectan al cuerpo físico: ataques de pánico, obesidad, entre otras.
Cambio urgente de hábitos: ¿por dónde empezar?
Aquí explicaremos un modo básico de iniciarse en esta técnica:
Para comenzar, busque un lugar tranquilo en su hogar, que sea como su rincón de paz. Realice la práctica, preferentemente, en el mismo horario.
Permanezca sentado o acostado, escuchando una música serena y con algún aroma, que ayudarán a crear un clima adecuado para comenzar a meditar.
Cierre los ojos y relaje cada parte de su cuerpo, sin forzar ningún músculo.
Por sobre todas las cosas, no combata sus pensamientos; déjelo

Cambiando nuestra actitud

Cambiando nuestra actitud

Cambio urgente de hábitos: ¿por dónde empezar?
• Estar saludables es tener en claro qué camino seguir. Es necesario adoptar nuevas formas de pensar sobre uno mismo, el presente, el futuro, sobre los demás v la vida misma, para que el cambio sea de raíz.
• Se trata de acompañar nuestro crecimiento físico con un crecimiento en la manera de pensar: pasar del pensamiento infantil —donde sólo queremos satisfacer nuestras propias necesidades— a un estilo de vida que incluya a los demás.
• Debemos trabajar en lo emocional y en lo espiritual, puesto que al igual que una herida que no es tratada adecuadamente puede infectarse y hacerse más profunda, las emociones negadas o expresadas de manera inadecuada pueden dar lugar a resentimientos y a síntomas de todo tipo y color.

El desarrollo de estas actitudes implica pensar y actuar convencidos de que las crisis son una oportunidad para crecer.
Tener un proyecto de vida no es llenar el tiempo, sino orientar organizadamente nuestros esfuerzos para dar vida a la vida.

Como mantener sana nuestra mente

Como mantener sana nuestra mente

¿De qué sirve un cuerpo sano y esbelto, si nuestros pensamientos fluyen de manera caótica y no podemos “procesar” las presiones cotidiana hacernos mal? La Dimensión Mente propone repensar muchas de las actitudes que, a diario, nos perjudican sin darnos cuenta. Esta faceta de nuestro ser se vincula de manera estrecha, con la Dimensión Espíritu, que viene a continuación, porque ya es hora de mantener separadas al raciocinio y a las emociones: pensar con emotividad y sentir con cierta lógica puede ser una excelente forma distinta de vivir.

Visión N° 1: Psicología
Falta de organización mental: la confusión más actual
Estamos bombardeados por mensajes que apuntan a seguir la moda, lo light, los “dictados del corazón”, y lo cierto es que estamos un poco perdidos, como individuos y como sociedad, puesto que faltan referentes desde la familia, la educación, la iglesia y la política que acuerden un modelo para imitar. Muchas veces optamos por pasar el rato con algún programa que no nos haga pensar. Esto es un grave error, porque además de cuidar nuestro cuerpo y mente, tenemos que desarrollar la capacidad para elegir y transformar la realidad. Cuando tratamos de cambiar nuestra vida a fuerza de voluntad y decimos: “Me obligaré a comer menos”; “haré más ejercicio”; “leeré más”, podemos producir un cambio a corto plazo, pero volveremos a patrones anteriores y seremos más desorganizados aún.

Cambiando los hábitos de alimentación

Cambiando los hábitos de alimentación

Cambio urgente de hábitos: ¿por donde empezar?
• La base de una alimentación saludable es comer en forma equilibrada, variada, adecuada a nuestros gustos y hábitos y hacer una correcta selección de alimentos.
• Una buena alimentación combinada con actividad física regular, nos ayudará a sentirnos bien física y mentalmente, a controlar la ansiedad y el estrés, así también a mantener un peso adecuado. Debemos incluir diariamente:

A. Leche, yogur y quesos: fuente de calcio, proteínas y vitamina A.
B. Frutas y verduras: aportan vitaminas A y
C. minerales, fibra y agua.
C. Carnes rojas y blancas: como pollo y pescado. En este grupo incluimos al huevo. Son fuente de proteínas de buena calidad y aportan minerales como el hierro y el zinc, y vitamina del grupo B.
D. Variedad de cereales, panes, pastas, harinas y legumbres: contienen hidratos de carbono complejos, que proveen la energía suficiente que nuestro cuerpo necesita para aprovechar bien el resto de los nutrientes.
E. Grasas y aceites: preparar las comidas con aceite preferentemente crudo y evitar las grasas para cocinar. Este grupo constituye una fuente de energía y los aceites nos aportan ácidos grasos esenciales que nuestro organismo no fabrica.
F. Azúcar y dulces: dan energía, pero sin aportar otro principio nutritivo importante. Debemos disminuir su consumo para, por ejemplo, evitar el sobrepeso.
Otros nutri-consejos importantes:
• Disminuir el consumo de sal, que ya se encuentra naturalmente en casi todos los alimentos. En reemplazo, se puede realzar el gusto de las comidas con hierbas aromáticas.
• Tomar abundante cantidad de agua: 2 litros diarios.
• Comer con moderación e incluir alimentos variados de cada uno de los grupos en cada comida, en cantidades adecuadas: se deben consumir alimentos a lo largo del día, cada 4 ó 5 horas. El número de ingestas recomendadas es 4: de esta manera, evitamos las comidas muy abundantes y también el picoteo.
• Evitar el consumo de alimentos procesados, como enlatados y dulces.
• Limitar el consumo de alcohol y cafeína.

La alimentación y los hábitos para mantener la salud

La alimentación y los hábitos para mantener la salud

No cuidarse es un problema con efectos integrales, porque un mal hábito repercute en el ser humano como un todo. Pensemos: no alimentarse en forma nutritiva hace que el organismo no obtenga nutrientes fundamentales para mejorar el rendimiento intelectual, fortalecer la memoria y la capacidad de atención. ¿Se podría decir, entonces, que comer mal sólo afecta al cuerpo? Entender que nuestras actitudes de descuido atañen a toda nuestra persona, en cuerpo, mente y espíritu, es el primer paso para una transformación cotidiana.

Visión N° 1: Alimentación

Estrés y nutrición: enemigos íntimos
• La agitada vida moderna y las exigencias de la vida diaria nos exponen a incontables presiones mentales, físicas o emocionales que demandan un gran gasto de energía de nuestro organismo.
• El estrés afecta el funcionamiento del sistema inmune. Puede provocar un aumento en las necesidades que requiere el cuerpo: hidratos de carbono, proteínas, vitaminas y minerales; ya que ante esta situación nuestro organismo está en un desgaste constante. Además, presenta síntomas físicos que influyen en la nutrición: pérdida del apetito, constipación, etc.
Nuestros hábitos alimentarios se ven afectados por todos estos signos, porque producen desórdenes en la ingesta, tales como:
a. Selección de alimentos poco saludables.
b. Ansiedad, que nos provoca comer en exceso.
c. Horario de las comidas que no se respetan.

Olores de velas perfumadas

Olores de velas perfumadas

Iluminarte presenta su nueva línea Cristal de Velas de Noche realizadas con esencias puras que certifican su gran perfume. La nueva colección presenta en doce aromas: Lavanda Silvestre, Jazmín del País, Rosa de Marbella, Violetas Alpinas, Vainillas y Limón del Campo y eséncias dulces de fragancias de Manzanas, Frutillas, Naranjas, Duraznos, Incienso y Sándalo.

El pan integral orgánico

 El pan integral orgánico

El buen pan integral y orgánico es un alimento muy completo, y se necesita agregar muy poco para satisfacer todos los requerimientos de nuestro organismo.
Este tipo de pan debe cumplir con ciertas premisas básicas. Es muy importante disponer de trigo de buena calidad y de cultivos orgánicos. Esta valiosa materia prima debe ser conservada cuidadosamente a lo largo del año sin recurrir a sustancias químicas. Por ejemplo, debe estar bien seco, en silos aireados y enfriados. Es importante moler este trigo con toda su cascara y su germen sin descartar nada, para conservar íntegramente sus valiosos ingredientes como son los minerales, las vitaminas y los oligoelementos.
Una vez obtenida harina integral de esta calidad no debe pasar mucho tiempo hasta ser amasada para elaborar los panes y así evitar pérdidas nutritivas por influencia del oxígeno. La misma elaboración debe ser realizada cuidadosamente sin agregar conservantes ni antimoho ni mejoradores.
El producto final será muy aromático, sabroso y nutritivo. Más que un alimento completo será una enorme ayuda para mantenernos sanos y vitales.
Los panes se pueden conservar fácilmente durante ocho días o más en una bolsa de género ventilada, en un clima muy cálido eventualmente en la heladera. También se puede guardar en el “freezer”y consumir de a poco.

Los alimentos que debemos evitar

 Los alimentos que debemos evitar

Todo lo que tiene rostro (carnes de vaca, de pollo y pescado).
Café. Nos mantiene sobreexcitados y nos hace dependientes. Provoca mala digestión. Lo podemos reemplazar por el café de cereales o jengibre.
Azúcar blanca. Hay que remplazaría por el azúcar integral de caña, miel o estevia.
a Gaseosas. Son muy dañinas por la cantidad de químicos, azúcares, conservantes, etc.
Bebidas frías o demasiado calientes. No son recomendables y mucho menos cerca de las comidas. El Ayurveda considera al estómago como un homo que debe cocer el alimento. Si le tiramos agua muy fría el fuego digestivo se apaga, y si está muy caliente se sobrecocina o quema. Alimentos procesados o desnaturalizados.  Harinas blancas.
Alcohol. Despierta el cerebro límbico, o sea los instintos más básicos. Se pierde rápidamente el discernimiento y genera adicción. Confunde la mente.

Como preparar infusiones para conciliar el sueño

 Como preparar infusiones para conciliar el sueño

Las infusiones son excelentes para conciliar el sueño. ¿Cómo se preparan? La dosis recomendada es una taza de té de agua hirviendo a la que se agrega entre 1 y 2 cucharaditas de hierbas secas y entre 2 y 3 cucharaditas de hierbas frescas. Colocamos el agua y los yuyos en una tetera y tapamos el recipiente durante 10 minutos. Algunas de estas hierbas puede ayudarte:
ideal para afecciones gástricas, cólicos abdominales, gases, dolor de estómago y cólicos.
sedante, antiespasmódico, digestivo, estomacal, hipo-tensor y antidiarreíco de gran potencia. Ideal en casos – de miedo, susto y palpitaciones.
- es digestivo y tranquilizante,
- es diurética y desintoxicante. Beneficia al hígado.

Como mejorar nuestra dieta

Balance

Si pensamos en la dieta tradicional que llevamos los argentinos, más allá de los “venenos” que consumimos diariamente como gaseosas, snaks, etc., la tradicional minuta (milanesa con papas fritas o bife con ensalada) es de una pobreza franciscana. Le sobran proteínas y le faltan un sinfín de alimentos indispensables para tener un cuerpo sano y vigoroso. ¿Qué no debería faltar en nuestra alimentación cotidiana? “Una persona que está haciendo la transición debería prestar atención a consumir al menos una vez por día en la comida principal (el almuerzo) carbohidratos, proteínas, vitaminas, minerales y grasas”, dice Swami Premananda.
¿De dónde obtener cada uno de estos alimentos esenciales?

Los carbohidratos deben ocupar la mayor proporción, un 50%: arroz, trigo, mijo, cebada, avena, quinoa, etc. (se aconseja eliminar los cereales refinados porque son incompletos y crean pesadez en el organismo).
■ Proteínas: se consiguen a través de las legumbres como porotos, lentejas, frutos secos, garbanzos, tofu (un derivado de la soja). El plato debe tener un 25% de proteína.
■ Vitarninas y minerales: verduras cocidas y crudas en un 25%.
Liliana Racauchi, directora del SpaLas Dalias, agrega, además algunos básicos que no deben faltan en nuestra dieta habitual:
■ Tés de hierbas: bancha, habú, diente de león, márcela, carqueja, cola de caballo, manzanilla, cedrón, melisa. Es importante conocer las propiedades de cada una y saber cuál es la mejor en función de la necesidad individual, el momento del día y la época del año.
■ Algas: kombu, wakame, nori, hiziki. Son todas fuentes de minerales importantes. Es importante incorporarlas a la dieta diaria.
■ Frutas: usarlas todas, pero estar atentos a no consumir en demasía para no incorporar exceso de azúcar, evitar las demasiado azucaradas, usar las de estación y consumir más en verano que en invierno.